Cómo acariciar a un hombre

como acariciar a un hombre

Muchas veces, bajo esa vieja premisa de que son básicos, se cree que los hombres se estimulan por cualquier típico de contacto, incluso por un simple roce.

Sin embargo, más allá de que se ha demostrado que son mucho más sensibles al contacto que las mujeres, hay que identificar las zonas erógenas de los hombres para que el contacto sea eficaz.

Por ello, más allá de que cada hombre es un mundo, es importante conocer cuáles son las partes del cuerpo que, generalmente, tienen mayor sensibilidad ante las caricias.

Orejas, un típico punto débil

Esto es una zona erógena por excelencia, tanto para hombres como para mujeres.

De hecho, las caricias en las orejas no sólo se asocian con excitación. También pueden resultar muy relajantes.

Eso sí, al momento de acariciar la oreja de un chico debes ser muy cuidadosa. Al ser una zona delicada, cualquier movimiento brusco arruinará el momento e incluso puedes llegar a lastimarlo.

El lóbulo de la oreja, especialmente, es muy sensible. Por ello, debes acariciarlo con tu pulgar y dedo índice con mucha suavidad. Si lo haces bien, tu chico enloquecerá.

Pies, zona súper sensible

Muy pocas chicas acostumbran a acariciar los pies de un hombre. Sin embargo, esta zona no deja de ser otra parte erógena por excelencia.

De hecho, una vieja teoría de la reflexología (Estudios sobre la estimulación de pies, manos, nariz y orejas) indica que los talones, sobre todo, son una suerte de botón que, irremediablemente, disparan el apetito sexual de un hombre.

Los pies, muchas veces, están resecos. Por eso, es importante que tengas a la mano algún aceite hidratantes o crema. Masajéalos suavemente y, por supuesto, con mucha sensualidad.

Para las chicas atrevidas, uno de los consejos más antiguos sobre la estimulación a través de los pies es dejar que éstos hagan contacto con tus pechos o nalgas. Claro está, muy pocas se atreven a hacer esto.

Atrás de las rodillas, para enloquecerlo

Según diversos estudios, las cosquillas están directamente relacionadas con el deseo. Por ello, zonas que a tu chico lo hagan morir de risa también le harán despertar su apetito sexual.

Una de estas zonas el parte trasera de las rodillas. Allí, la piel es sumamente sensible y delicada, por lo que cualquier contacto se sentirá al 100 por ciento. Con la parte exterior de tus dedos, puedes acariciar suavemente ese punto.

Incluso, si quieres que el momento se torne sumamente candente, puedes besar a tu chico, con mucha sensualidad, en la parte trasera de la rodilla. Lo harás delirar de placer, y puede que de risa también.

Esto se debe, básicamente, a que al ser una zona sumamente sensible, su cuerpo acumulara mucha tensión, algo clave si lo que se quiere es llegar al orgasmo.

Muslos, muy cerca de la erección

Los muslos, especialmente en la parte interna, son muy sensibles. De hecho, las caricias en esta zona es una suerte de potenciador de las erecciones.

Si estás muy candente, incluso, puedes lamer y besar el interior de los muslos de tu chico. Sin duda, esta práctica te garantiza que la relación sexual llegue a echar llamas. ¡Atrévete!

Cuello, zona erógena por excelencia

Se podría decir que el cuello es la zona erógena más conocida. Chicas y chicos saben muy bien que atacar ese punto puede despertar el deseo sexual de su pareja.

Y es que, claro está, los besos en el cuello son un arma letal en encuentros sexuales. Son, por excelencia, un activador del deseo.

Lo bueno del cuello es que sólo necesitas besarlo. De esta manera, te quedarán las manos libres para que acaricies cualquier otra parte del cuerpo, como la oreja, por ejemplo.

acariciar a un hombre

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.